“SECRETO AZTECA” la historia del imperio de magnicidios y mitos

309

* Tras 21 años de investigación, Leopoldo Mendívil López finalmente publicó la novela que fue el inicio de su colección de secretos

Con su muy particular estilo basado en crónicas e investigaciones que se apartan de la “verdad oficial”, la cual siempre ha sido escrita y reescrita por los ganadores hasta perderse la posibilidad de tener una historia veraz, y diálogos ficticios que pudieron haber sucedido y le dan sustento a sus hipótesis desplegadas en forma de novela, Leopoldo Mendívil López presentó “Secreto Azteca” (Grijalbo 2021) donde argumenta que tras 10 años de exilio, Netzahualcóyotl regresa al Valle de México con 250 mil hombres para vengar la muerte de su padre Ixtlilxóchitl a manos de Tezozómoc y junto con Itzcóatl y Moctezuma Ilhuicamina funda el gran Imperio Azteca.

Durante la presentación reveló cómo el episodio leído en el libro Los Aztecas de Nigel Davies, donde el joven Nezahualcóyotl es testigo presencial de la muerte de su padre, lo influyó para escribir su tesis 21 años después, pero que, en el transcurso de su investigación y el acceso a un sinnúmero de datos, lo llevó a crear antes varios secretos más como Secreto 1910, Secreto 1929, Secreto R, Secreto Biblia, Secreto Vaticano, Secreto Maximiliano y Secreto Pemex.

Subsecretario de Turismo, autor de varias obras y en especial dos sobre los magnicidios de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu, Humberto Hernández Haddad advirtió “a quienes quieren entender quienes somos, como somos y qué es lo que queremos ser los mexicanos”, deben tener este libro de consulta porque está basado en las investigaciones de los más famosos arqueólogos, etnógrafos, antropólogos, historiadores… se vuelve una gran fuente de consulta.

“Aborda cuál es la identidad y el verdadero ser del mexicano, y cuando lo hayamos definido, México será sin lugar a dudas una potencia que no tendrá necesidad de ser militar, sino desde el terreno civilizatorio del desarrollo económico, social, cultural, proponiendo una comunidad internacional donde prevalezca la razón y no el abuso de la fuerza un pueblo sobre otro”.

Hernández Haddad dijo que le sedujo y le conmovió la tesis de Mendívil López: “El imperio azteca nace de un asesinato político hace 600 años cuya verdad se les ocultó a todos. El rey mexica Itzcóatl asesinó al rey mexica Chimalpopoca y ese asesinato político lo convirtió en el primer emperador de Tenochtitlan. Y me quedé pensando en cuántos Itzcóatl y cuántos Chimalpopoca hay en la política mexicana que para llegar al poder cometieron toda clase de crímenes no sólo contra sus adversarios, sino también contra la Nación y su patrimonio”.

Mendívil narró cómo, a la vez que esto sucedía en Tenochtitlán, Nezahualcóyotl unió a diversas naciones contra Tezozómoc, entre ellos a los chalcas, tlaxcaltecas e, incluso, al tlatoani de Tacuba, Totoquihuatzin, junto con Moctezuma y Tlacaelel que eran sus primos, para vengarse. Sin embargo, Tezozómoc murió antes de su llegada, y en quien fructificó su venganza fue en Maxtla, hijo de Tezozómoc que era igual o más cruel.

Sin embargo, una vez muertos Chimalpopoca y Tezozómoc, las cosas no quedaron ahí porque los tlaxcaltecas que apoyaron con la mayor parte del ejército contra Tezozómoc, fueron traicionados y posteriormente se unieron, junto con otros pueblos molestos con los mexicas, contra el Imperio Azteca de Tenochtitlán.

Y así como Itzcóatl y Tlacaelel inventaron la historia del águila devorando una serpiente posada sobre un nopal para tener una identidad, de acuerdo con Mendívil López, el general ex subsecretario de la Defensa Nacional, Tomás Ángeles Dauahare, expresó que así también existen fundadas dudas sobre la existencia del Aztlán porque de acuerdo con los pocos documentos que se salvaron de ser destruidos, muchos pueblos dicen haber llegado de él, pero lo sitúan en diferentes lugares. “La historia que conocemos ha sido manipulada; lo que nos resta es prepararnos para recibir sorpresas”, destacó el general.

305

Ituriel Moctezuma Romero, descendiente del Moctezuma Ilhuicamina, indicó que “Secreto Azteca” más que una novela, “es un presagio” y manifestó que a pesar de todo lo que se pudiera decir contra la afirmación que haría, aseguró que los mexicas no eran crueles ni realizaban sacrificios humanos como tampoco practicaban el canibalismo, sino que eran muy estrictos con sus leyes y aplicaban la pena de muerte a los ladrones, asesinos y demás delincuentes.

La historia oficial, consideró el periodista y cronista Federico Vale Chirino, nos fue contada de una forma tal donde se omitieron datos fundamentales, pues se nos recitó que los españoles arrasaron con los Aztecas. Sin embargo, expuso, era una hazaña imposible porque el supuesto ejército invasor apenas llegaba a los mil hombres y lo que no se apuntó es que los Aztecas tuvieron tantos enemigos y tantas guerras, que hubo un momento en que todos se unieron contra ellos y los españoles sólo aprovecharon las circunstancias.

Agregó que en el momento actual “no se vale sembrar la semilla de la separación y de tener puntos de vista totalmente contrarios” porque nos puede pasar nuevamente como a los Aztecas. “Debemos exacerbar puntos de identificación y de unión para hacer de México la nación poderosa que estamos destinados a ser”.

José Roquero de Teresa, heredero de la estirpe de Agustín de Iturbide, estableció la importancia que tuvo su antepasado al lograr la unión de varios ejércitos de mexicanos para “pacificar 19 años de derramamiento de sangre y tratar de organizar una nación-imperio que abarcaba desde Oregón en los Estados Unidos hasta Costa Rica”, por lo que, enunció, hoy como en aquel entonces, “es importante la unión de todos los mexicanos”.

<

Finalmente, Miguel Ángel Velázquez Ixtlixóchitl, descendiente de Netzahualcóyotl, habló de la necesidad de unión entre todos los mexicanos para hacer un cambio frente al abuso excesivo de la naturaleza, fingimiento en las elecciones, corrupción, la existencia de policías vestidos de ladrones o ladrones vestidos de policías. “El solo hecho de nacer en el país nos obliga a ser responsable de los resultados”, advirtió.