En México, se registran cerca de 500 robos anuales cometidos por farderos

La prevención de delitos ha cobrado mayor relevancia en el sector de negocios.

 

La presencia de farderos ha llevado a los establecimientos a implementar campañas y acciones para saber cómo actuar en este tipo de eventos, preparándose en saber ¿cómo identificarlos? ¿cuáles son sus modus operandi? Y ¿qué acciones implementar para prevenir las afectaciones de estos sujetos?

En México, se registran cerca de 500 eventos anuales con presencia de farderos; de estos, siete de cada 10 son reincidentes, según la data concentrada en Alliance, plataforma de ALTO -empresa especializada en la prevención y disminución de riesgos operacionales-, que permite el control de riesgos en la industria. Con apoyo de la tecnología, esta herramienta ha identificado que las zonas con mayor presencia de este delito son:
• Ciudad de México
• Chihuahua
• Aguascalientes
• Monterrey
• Ciudad Juárez

En estos puntos, se han logado identificar cerca de 60 bandas de farderos; sin embargo, en el último año y en coordinación ALTO con las Autoridades se han desarticulado 45 grupos delictivos, en donde sus integrantes han señalado que esta actividad era su sustento, ya que el 86% de los detenidos declararon que los objetos que tomaban no eran para uso personal sino para la reventa en mercados informales como tianguis.

La plataforma de ALTO también ha detectado algunos modus operandi más empleados por farderos, como son:
• Ocultar la mercancía entre sus prendas de vestir.
• Esconder los productos en bolsas del establecimiento o mochilas/bolsas de mano.
• Salir de la tienda con la mercancía sin esconder.
• Distraer al personal con desactivación de alarmas o alterando el orden público con discusiones o peleas.

UN ALTO A LOS FARDEROS
En busca de contrarrestar la presencia delictiva en establecimientos, ALTO ha generado tips de prevención aplicados a cualquier sector empresarial, como:
1. Hablar con los colaboradores sobre la importancia de la confidencialidad de los procesos internos del negocio.
2. Registrar el inventario en diferentes horarios, haga rotación de tareas e identifique patrones en su mismo personal como cortes de caja, salidas a comer o acomodos de mercancía, esto desestabiliza el movimiento ya identificado por los reincidentes.
3. Contar con un protocolo para actuar ante un robo o cómo realizar una detención en la tienda, busque una sinergia inmediata con seguridad de plazas, privada o pública.
4. Mantener una relación con sus visitantes, eso ayudará a entender a sus compradores, sus preferencias y hábitos. Así podría identificar aquellos que no estén acordes y pueda atenderlos o, en su caso, disuadirlos.
5. La atención al cliente es la mejor herramienta de disuasión. Sin ser intrusos o aparentar una constante vigilancia, la presencia activa en pasillos u ofrecer productos parecidos a los que el cliente está mirando es una gran estrategia para que los reincidentes también se sientan detectados.

No se puede negar al implementar acciones preventivas ocurrirá el “efecto cucaracha”, es decir, que, al verse descubierto, el o los farderos buscarán algún otro sitio para operar, por ello, es importante que, a nivel general, las empresas y los negocios establezcan acciones preventivas y denuncien si son víctimas de estos delincuentes.

Comenta y Comparte, Apoya Nuestro Periodismo

Acerca de admin

Informativo ProyectoCINCO, es un portal de Noticias desde San Martín Texmelucan, Puebla. México. Apoya nuestra forma de hacer periodismo, desde el 13 de diciembre del 2007 estamos en constante formación para mejorar nuestras notas diarias y reportajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*