#DelReporteroSinNombre Rafa Núñez escupió al cielo, y se está enlodado con su porquería

 

Por Pedro Alonso

 

En nuestra primera calumnia del 2018 señalábamos que esa rara enfermedad que tiene Rafael Núñez, la de misógino, había provocado una ira contra su compañera de partido, Martha Huerta, síndico municipal con licencia por tiempo indefinido, y que no se dio cuenta de todo la porquería que tiene realmente en sus manos.

Adelantábamos que prepara un proceso legal o el inicio para fincar responsabilidades por el embargo que realizaron de una cuenta bancaria, en un proceso que se inició en la pasada administración municipal; sin embargo, para el acalde, Rafael Núñez, la culpable fue Martha Huerta, y por ello debe de pagar.

Pero, la rueda de la fortuna gira y gira, y sigue girando, y a este periodista, a quien siempre ha tratado de descalificar, nuevamente el tiempo le ha venido dando la razón, es decir, la investigación de las botas, hoy sale otra historia que no sólo perjudica al suspirante de otra candidatura, sino a sus secuaces, como es Torreblanca Coello y a la nueva síndico municipal Quintero Padilla.

Y es que cuando a un era contralora municipal, tras la petición que se hizo por cabildo por parte de la Síndico Municipal, Martha Huerta, solicitó una investigación sobre la adquisición, la cual le correspondía a Quintero Padilla, hoy la actual síndico municipal.

Al llegar un dizque incorruptible, ex director del Instituto Tecnológico Superior de San Martín Texmelucan, Torreblanca se comprometió a limpiar el cochinero que le había dejado su antecesora, por lo cual, pondría en orden toda la corrupción y nepotismo que había en la administración municipal.

Sin embargo, todo parece indicar que le gustó más el dinero y aprendió a comer popo, porque, nunca se han visto resultados, incluso cuando este reportero, solicitó saber el resultado de la investigación, de la manga, el Ingeniero Torreblanca, sacó su dictamen a favor del presidente municipal, y en contra de la síndico municipal Martha Huerta.

Pero el tiempo, revela todo, y salió más tarde que temprano, la mala noticia llegó ya, algo que quisieron ocultar, Quintero Padilla y Torreblanca, hubo un mal negocio con las botas que tenían el logotipo ZN, parecidos a las letras que usan las zapaterías de la Familia Núñez.

El periodista Ernesto Aroche, hizo una importante investigación donde la empresa que vendió los zapatos al ayuntamiento, era una empresa fantasma, sólo de papel, nunca con experiencia y capacidad.

Ahora, esperemos que los regidores, el cabildo en pleno solicite un proceso de inicio de responsabilidad contra el edil, actual síndico municipal, y actual contralor municipal, y todos aquellos que avalaron la compra de las botas con la empresa fantasma (Ver Nota).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*