El Valle de Texmelucan conoció El Capador, figura entre los 101 Villanos de la Historia de México

 

Vicente Gómez (El Castrador)

La ciudad de Puebla se conmovió pidiendo la cabeza de aquel asesino atroz, de quien habían sido víctimas muchos vecinos de ella, y para conservar la tranquilidad, fue menester poner la guarnición sobre las armas. Lucas Alamán

 

En 1812, un cabecilla insurgente temible y repulsivo sembró el terreno en las inmediaciones de San Martín Texmelucan y Huamantla. Conocido como El Castrador, Vicente Gómez cometía actos verdaderamente atroces. Los españoles que caían prisioneros en sus manos eran sometidos a la mutilación de sus genitales “para que no propagasen su casta”. Algunos de sus contemporáneos atestiguaron que un antiguo soldado del batallón de Asturias se arrastraba por las calles de México pidiendo limosna. Las Mutilaciones sufridas a manos de Vicente Gómez lo han dejado paralítico.

 

Cuando las fuerzas insurgentes fueron derrotadas en las Lomas de Santa María, en 1816, y varios de los cabecillas fusilados, Vicente Gómez solicitó y obtuvo el indulto para él y 68 de sus combatientes. El 26 de diciembre de 1816, la gente de Puebla lo vio entrar a la ciudad seguido de sus hombres. El brigadier Del Llano lo había nombrado capitán de los realistas Fieles de Santiago Calcingo (Coltzingo). Ya en el otro bando, con la misma crueldad que trató a los españoles se dedicó a combatir a los insurgentes.

 

Varios más tarde, en 1823, fue visto de nuevo en Puebla, donde se supo que había reunido un grupo de salteadores a los que llamaba la Santa Liga y que, diciéndose comisionado y defensor del trono de Iturbide, se dedicaba a robar y a destrozar pueblo y rancherías.

 

Desterrado a California, tiempo después llegaron las noticias de su muerte.

 

Texto tomado de:

101 Villanos de la Historia de México. Autora Sandra Molina. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*